miércoles, 21 de marzo de 2012

La Ciudad Flotante


El arquitecto belga Vincent Callebaut diseña una ciudad flotante como refugio ante la subida del nivel mar provocada por el calentamiento global.



Lilypad, así la han bautizado, a la posible ciudad del siglo XXI. Un prototipo de urbe autosuficiente, un "anfibio de la arquitectura". El clima se calienta y el nivel del océano aumenta. Esto es irremediable pero las nuevas tecnologías han permitido crear una "ciudad ecoflotante". Aunque de momento sólo son maquetas de arquitectura, ésta podría ser la solución ante las previsiones del GIEC (el grupo intergubernamental sobre la evolución del clima), acerca del aumento del nivel del océano. La organización cree que el océano se elevará entre unos 20 a 90 centímetros durante este siglo.

La botánica como inspiración


Ante esta alarmante situación, el estudio que lidera Vincent Callebaut propone varias soluciones. Esta vez la inspiración de estas casas flotantes provienen de la familia de nenúfares: planta acuática con la plasticidad excepcional descubierta por el botánico alemán Thaddeaus Haenke y dedicada a la Reina Victoria de Inglaterra en el siglo XIX.

Basándose en que los científicos creen que la subida de la temperatura alcanzará más de 1°C llegando a provocar, lo que el arquitecto denomina la "rebelión de agua", los mares y océanos se "comerían" un metro de nuestras costas. Este aumento de un metro supondría la pérdida de tierra del 0.05 % se Uruguay, el 1 % en Egipto, el 6 % de Países Bajos y el 17.5 % en Bangladesh. Quizás más alarmante sería que el 80 % aproximadamente del atolón Majuro en Oceanía desaparecería. Este territorio comprende las islas Mariscal y Kiribati, y poco a poco le iría comiendo terrero a las Islas Maldivas.
La población total afectada de los territorios ultramarinos sería unos 50 millones de personas de los países en vías de desarrollo.


Ante el éxodo climático: Ciudad ecoflotante


Los países como Vietnam, Egipto, Bangladesh, Guyana o Bahamas verán sus ciudades más habitadas, inundadas en cada inundación y sus campos más fértiles devastados por la invasión de agua salada.Nueva York, Bombay, Calcuta, Shanghai, Miami, Lagos, Alexandría … algunas de las ciudades más afectadas. En total supondrían 250 millones de "refugiados climáticos". El 10% del PBI de estos países se vería destruido. Con esta alarmante demostración, un estudio climatológico de la OCDE (la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo) pretende concienciar sobre el calentamiento global y sus devastadoras consecuencias.

Después de leer el estudio climatológico, el arquitecto se puso manos a la obra con el pensamiento de que es sorprendente, mientras que algunas islas preparan su desaparición otras ceban sus playas con rascacielos. Este proyecto, bautizado "Lilypad", trata de frenar la "rebelión del agua". Esta ecopolis tiene doble objetivo:

Aumentar la sosteniblidad mundial creando casas puramente ecológicas y renovables, alejándolas de las costas, zona con mayor riesgo de inundación.
Crear un refugio para los miles de afectados del éxodo climático
Ecología urbana en el mar

Gracias a un nuevo prototipo biotecnológico, Lylipad viajará sobre la línea del agua del mar, como un verdadero anfibio. Cada ciudad flotante será capaz de albergar unos 50.000 habitantes. Imitará la diversidad biológica, gracias a la laguna central de cada polis. Estos pequeños lagos recogerán el agua de las lluvias con el fin de purificarla y reutilizarla. El corazón de esta ciudad vivirá en las profundidades subacuáticas. Habrá tres "puertos": uno dedicado al trabajo, otro a las tiendas y otro al alojamiento. Los tres vivirán en pleno equilibrio entre el hombre y la naturaleza.

Como si de un ser vivo se tratará, la doble piel de estas casas flotantes está hecha de fibras de poliester cubiertas por una capa de dióxido de titanio que reacciona ante los rayos ultravioletas. De este modo se permite absorber toda la contaminación atmosférica.

Arquitectura ecosufiente

Lilypad asume los cuatro desafíos de la OCDE impuestos en marzo de 2008: clima, diversidad biológica, agua y salud. Gracias a la integración de todas las energías renovables (energías solares, termales y fotovoltaicas, energía eólica, la central eléctrica hidráulica, de mareas ) producirá mucha más energía de la consumida.

Será totalmente ecológica puesto que reciclará el CO2, la basura y las agua residuales. También integrarán nuestros campos de agricultura para satisfacer las necesidades alimenticias de la población de estas polis flotantes.

Esto será uno de los desafíos principales del siglo XXI: un nuevo medio de acomodar a los seres humanos. ¿Realidad o ficción? De momento, un proyecto sobre la mesa...previsto para el año 2100 pero basándose en los problemas ambientales actuales. Los expertos hablarán de su difícil viabilidad, algo que nadie dudará, pero ante los problemas, el primer paso es buscar soluciones

Fuente: Geo