martes, 24 de julio de 2012

Amelia Earhart


Nació el 24 de julio de 1897 en Atchinson, Kansas, cuando la mujer todavía estaba relegada al hogar. Sin embargo, rompió las barreras del género y comenzó a tomar clases de aviación con otra pionera en el tema, la instructora Anita Neta Snook. Y en 1923 se convirtió en la decimosexta mujer en recibir su licencia de vuelo.

En 1934 anunció que emprendería una ambiciosa aventura a través del Océano Pacífico, desde Hawái a California, y después a Washington. Los diez pilotos que lo habían intentado murieron. Y pese a los consejos de su entorno, que le pedía a gritos que no lo hiciera, encaró su cometido con éxito: salió de Honolulu el 11 de enero de 1935 y aterrizó en Oakland, ante una multitud que la vitoreaba.


Pero el 2 de julio de 1937, cuando trataba de convertirse en la primera mujer en volar con éxito alrededor del mundo sobre la línea ecuatorial, la aeronave que comandaba desapareció. Los medios la dieron por muerta. Pero su cuerpo nunca apareció y las especulaciones no tardaron en llegar.

Una serie de pistas hacen suponer a Richard Gillespie, director del Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos (TIGHAR), que la nave cayó en la remota isla Nikumaroro en Kiribati, en la zona centro oeste del Pacífico - a unos 2.000 kilómetros de Hawai. Y hacia allí partió hace un mes una expedición para establecer si Earhart pudo haber sobrevivido a la aparente caída de su avión.

El misterio



Cuando su avión desapareció, Earhart estaba volando con su copiloto Fred Noonan en la última etapa de una ambiciosa vuelta al mundo a lo largo del Ecuador. La aviadora había despegado desde Papúa Nueva Guinea y se dirigía a la Isla Howland para abastecerse de combustible, antes de volar un largo tramo final hasta California.

En lo que resultó ser su último mensaje de radio, Earhart dijo que no lograba encontrar la Isla Howland y que el combustible se estaba acabando.

Varias misiones de búsqueda y rescate fueron ordenadas por el entonces presidenteFranklin Roosevelt, pero jamás se volvió a saber de ella ni de Noonan. Su desaparición generó muchas teorías conspirativas. Una afirmaba que Earhart estaba en manos de las fuerzas imperiales japonesas como una espía. Otra aseguraba que había llegado a destino, pero tras cambiar su identidad, se había instalado en Nueva Jersey.

Sin embargo, presuntos restos de avión fueron encontrados por residentes de la isla en los años siguientes.

Los expertos de TIGHAR tienen la hipótesis de que Earhart y Noonan llegaron a la actual isla Nikumaroro, entonces una posesión británica conocida como Isla Gardner, y lograron sobrevivir durante un período indeterminado de tiempo. Este pequeño atolón de coral deshabitado se encuentra a unos 480 kilómetros al sureste de la isla de Howland.

Gillespie dijo que de hallarse algún resto no se retirará, sino que será fotografiado y su ubicación cuidadosamente registrada para una futura expedición.