lunes, 21 de mayo de 2012

El champú de caballo, una moda pasajera nada milagrosa

  • Los expertos desmienten que el producto evite la caída del pelo
  • "Es como cualquier otro champú, lava el cabello y lo protege"
  • Tiene biotina, una vitamina contra la calvicie pero solo funciona ingerida



La moda de utilizar el champú de caballo bajo la creencia de que actúa contra la caída del pelo, lo fortalece y le da brillo sigue creciendo. La pregunta es si realmente es efectivo y si los usuarios conocen los riesgos de utilizar un producto destinado en principio para animales.

Los expertos coinciden en dos cuestiones: no es tan milagroso como dicen y no recomiendan usar el específico para animales, sino el adaptado y fabricado para el consumo humano. Entre los usuarios, unos aseguran haber obtenido un resultado maravilloso y otros reconocen no notar cambio alguno.

“Lo del champú de caballo es un boom ya a la baja. En las peluquerías apenas se suele aplicar. Si el cliente lo pide se le pone, pero no lo vemos tan bueno”, asegura a RTVE.es el presidente de la Federación Española de Imagen Personal, Cristobal Repullo.
"Es como cualquier otro champú, sirve para lavar y proteger el cabello"
El doctor José Carlos Moreno, presidente de la Academia Española de Dermatología y Veneorología, explica por su parte que "es como cualquier otro champú, sirve para lavar y proteger el cabello”. “Puede hacer que brille y tenga más cuerpo, pero no hace que salga más fuerte”.

Puede causar picazones

Desde que se pusiese de moda, el champú de caballo para el consumo humano puede adquirirse en grandes superficies y centros comerciales, pero algunos usuarios acuden directamente a tiendas para animales, comprando, como si se tratase de comida para gatos, un producto que no ha sido pensado para ellos.

“Utilizar un champú para animales es un error garrafal, puede causar picazones y otras reacciones”, opina el experto en imagen personal. Repullo añade que como profesional no lo recomienda, pues “nada tiene que ver el PH de un animal con el de una persona”. Además, asegura, “no es igual el proceso de fabricación de producto para humanos que el de otro para animales, el segundo es más agresivo y puede hacer daño a algunas personas”.

"Por usarlo una vez no pasa nada"

El doctor Moreno, que también es jefe de Dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, tampoco aconseja usar el producto para animales porque la piel humana es muy diferente a la de un caballo. “Por lavarte una vez no pasa nada, pero si lo usas repetidas veces acabará haciéndote daño”.

La tienda online Hípica Radical, especializada en caballos y donde venden este tipo de champú, asegura que no lo recomiendan para las personas. “He oído la leyenda negra de que hay gente que lo usa para consumo propio, pero no creo que nadie sea tan idiota", dice uno de los trabajadores, que explica a RTVE.es que “algunos llevan incluso insecticida”.


Biotina, el componente deseado


Lo que hace al champú de caballo tan deseado es la biotina, una vitamina del grupo B que evita la caída del cabello, pero que aplicado sobre la piel no tiene efecto alguno.

“Para que funcione, tiene que ser absorbida, y la piel no puede, por lo que para que tenga efecto en el pelo habría que ingerirla para que llegue por vía circulatoria”, explica el doctor Moreno, que desmonta la teoría de que este producto combata la calvicie.

“El champú es solo algo para lavar. En algunas ocasiones puede ser beneficioso en el tratamiento de patologías de cuero cabelludo, pero no tiene acción ni contra la calvicie ni para favorecer el crecimiento”, matiza el dermatólogo.


Opinión de los usuarios


En los foros de belleza pueden encontrarse numerosas opiniones favorables al uso del champú de caballo y sus beneficios. Algunos incluso llegan a asegurar que la adaptación para humanos del champú es solo una estrategia para sacar dinero y quitárselo a las tiendas de animales.


"Noto el pelo bastante más brillante"

Loli prefiere no arriesgarse y siempre compra el producto en una tienda de belleza y cosméticos. “Me dicen que me lo eche solo dos veces en semana. No noto que crezca, pero si noto el pelo bastante más brillante”.

Antonio y su novia Ángela lo compraron para probarlo, y él asegura que no notaron ninguna diferencia. “Es como si me hubiese lavado el pelo con cualquier otro champú”, y “encima solo puedes echártelo dos veces por semana”, critica. Confiesa que ambos han dejado de usarlo.

Algunas grandes superficies comercalizan este champú, pero, "como todos los boom", según opina el doctor Moreno, "al champú de caballo le pasará como al champan malo: mucha espuma al principio y luego se viene abajo".


Relacionados:

La Cronología de una Tragedia
El SS Great Eastern: El Barco Maldito